BOLLYWOOD

500 millones de hombres la desean

Posted on: octubre 16, 2007

lyon001.jpg 

Quizá nunca la haya visto, pero en su país es una actriz diosa, y en Hollywood, donde ya ha rodado un par de películas, el fenómeno del momento. A sus 30 años, su mejor bagaje –aparte de ser Miss Mundo en 1994– es no haber besado a un hombre en la pantalla ni desnudado su cuerpo perfecto. Sin embargo, su halo virginal se pierde cuando habla de su relación con un polémico actor llamado Khan: “Aunque llegamos a las manos, nunca me dejó marcas”.

POR FERRÁN VILADEVALL
Los admiradores la acechan y necesita protección. Su popularidad –sobre todo en La India y en muchos países asiáticos– es comparable a la de cualquier estrella de Hollywood. Con unos ojos verdes penetrantes, 30 años y una belleza exótica que quita el hipo, está a un paso de convertirse en la reina del celuloide mundial. Lástima que responda a un nombre casi impronunciable: Aishwarya Rai (algo así como “Hay varias” con la boca llena pero sin la s). Quizá sólo unos pocos españoles sepan de su existencia y recuerden su paso por el Festival de Cannes, donde participó como jurado. Así que para quienes esta mujer sea una desconocida, vayan memorizando el nombrecito y empiecen a conocer algunos datos. Por ejemplo, el pasado mes de abril, la revista Time le dedicó su portada y la consideró como una de las personas más influyentes del mundo. Además, según una encuesta publicada el año pasado por la revista Hello!, es la mujer más guapa del mundo por delante de bellezas consagradas como Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones y Gwyneth Paltrow. A este título oficioso se acompañan los laureles oficiales de Miss Mundo (?994) y ser la más guapa de todas las ganadoras de este concurso de belleza. Y por si alguien fuera capaz de poner en duda sus cualidades, marcas de cosméticos como L’Oréal y firmas como Longines la han convertido en una de sus caras. Sin embargo, ella no parece dejarse influir por tanta atención. Ni tan siquiera cuando Time le preguntó qué sentía al saber que era la mujer perfecta para 500 millones de hombres. “Sólo soy humana. Si tuviera que vivir con las expectativas de cumplir con esa idea que tienen de mí, tendría demasiada presión. Siempre podría hacer otra cosa”, argumenta, dejando claro que en el Olimpo de la fama sólo aquéllos que poseen un ego hinchado “perciben esa presión”. Ella prefiere refugiarse en Dios y en sus amigos, a pesar de que su ritmo de vida no le permite mantener una vida normal. Aunque tanto frenesí le provoca una falta de “tiempo para mí misma”, reconoce. Pero tal como le van las cosas, no hay indicios de cambio. Con La India y alrededores a sus pies, se ha propuesto conquistar Hollywood. Pero cuidado con los que creen que se dejará manipular y será objetivo de la parte más desaprensiva de la Meca del cine a la que le gusta exprimir a las mujeres bellas hasta que no dan más de sí. Nacida en la ciudad sureña de Mangalore, en el Estado indio de Karnataka, sabe cómo moverse en una industria aún dominada por la testosterona. “Imagino que ha sido difícil para muchos poder digerir que una mujer sepa mantenerse con dignidad”, ha dicho refiriéndose a su éxito en Bollywood, sobrenombre con el que se conoce a la industria del cine en La India. Para su bautizo internacional se ha puesto a las órdenes de Gurinder Chadha –la directora británica de ascendencia india que hizo la comedia Quiero ser como Beckham– para protagonizar Bride and Prejudice. Esta comedia romántica musical, cuyo estreno en Estados Unidos está previsto para estas navidades, mezcla el mundo de Jane Austen –autora de la novela en la que se basa la película, Orgullo y prejuicio– con el exotismo colorista de Bollywood. Al parecer, se ha volcado tanto en su papel que engordó casi 10 kilos para meterse en la piel del personaje. Tanto realismo ha sido interpretado como una gran apuesta para ser reconocida por su talento y no como mujer objeto, algo común en las industrias de Hollywood y La India. Este otoño compartirá cartel con Meryl Streep en un drama titulado Chaos, un paso más en su confirmación como actriz seria. En la agenda, otro proyecto: Singularity, drama de Roland Joffé, director de La misión. De momento, para asegurarse una buena travesía por las movidas aguas hollywoodienses, Rai –objeto de más de 17.000 páginas web, incluso una dedicada solamente a sus ojos– cuenta con la ayuda y el asesoramiento de la agencia Creative Artists Agency, la misma que guía los pasos de Penélope Cruz y Antonio Banderas. Además, ha contratado como manager internacional a Simone Sheffield, el que fuera representante de Stevie Wonder y Lana Turner. “Está a punto de triunfar a nivel mundial”, pronostica el psicoterapeuta y psiquiatra Zirak Master, considerado por Rai como su mejor amigo. “La conozco hace más de ?5 años, incluso cuando estaba en la universidad. Es muy fuerte emocionalmente y tiene un extraño sentido de la intuición para conocer de verdad a la gente”. Una característica muy recomendable en Hollywood, donde siempre hay quien apuesta por aprovecharse de los recién llegados con ambición. “Para mí no significa nada triunfar allí. Solamente busco experiencias interesantes”, argumenta. Nunca sabremos si esto es verdad, aunque por la poca cautela con la que enumera los nombres de sus primeros contactos hollywoodienses se intuye que quiere marcarse un tanto. “Me reuní con Robert De Niro, Roland Joffe y Mike Leigh”, asegura. Seguidamente reconoce que todos ellos quedaron sorprendidos por su apretada agenda. “Les dije que no estaría disponible hasta finales del año próximo. No se lo podían creer”. Aishwarya es una estrella muy ocupada y, como tal, tiene su particular historia de escándalos y rumores, así que tendrá que aprender a lidiar con los agresivos tabloides occidentales. De momento, para evitar sorpresas y malentendidos, su agente ya ha marcado el terreno: nada de interpretar escenas de amor explícitas y moderación con los vestidos sugerentes. O sea, que nada de carne y poca piel. Tanta precaución no es un capricho. Rai ya conoce el poder de la prensa, gracias a su antiguo affaire con el también actor Salman Khan, una pieza con demasiada afición por la bebida y que ha estado en prisión. Su tortuosa relación estuvo plagada de presuntos abusos, maltratos, comportamientos obsesivos y escenitas, convirtiéndola en protagonista involuntaria de un verdadero culebrón y haciéndole perder el halo virginal –potenciado por el hecho de que nunca ha sido besada en la gran pantalla– que hasta entonces la rodeaba. Maltrato. Desde el primer momento, su amor fue condenado por la clase política conservadora de La India, que la consideró impura; él es musulmán y ella sigue el rito hindú. Pero pronto las críticas fueron más allá de la barrera religiosa. La actriz apareció con un ojo morado en una entrega de premios y los rumores de violencia doméstica se dispararon. “Por alguna razón nadie quiere creer que me di un golpe al caer por las escaleras. Primero me consideran la mujer del milenio y después dicen que soy peor que una alfombra. Incluso Arnold Schwarzenegger puede caerse y hacerse daño”. En 2002, la actriz admitió lo tortuoso de su historia, “aunque llegamos a las manos, nunca me dejó marcas”, dijo llegando a justificar el comportamiento del actor como “una forma de ganarse mi atención”. El suplicio continuó, incluso después de romper. “Me acusó de mantener relaciones con mis coprotagonistas”. Irónicamente, en una entrevista posterior, aceptaba los romances entre colegas de profesión como parte de la industria. “Es el precio que tienes que pagar por el éxito y no me quejo”. Tras romper con Khan, a quien también ella acusó de serle infiel, éste atropelló a ?5 peatones, uno falleció, y el actor terminó en la cárcel. Pero, ¿quién es esta impresionante india de ojos verdes y cómo llegó a ser la star de Bollywood? Hija de un oficial de la marina mercante, creció en el seno de una familia de clase media. Mientras la mayoría de lo que se ha escrito sobre ella señala su época en la universidad como clave para dedicarse al mundo de la farándula, parece ser que debutó ante las cámaras con 14 años. Fue en un anuncio de lápices. La propia actriz confiesa que durante la adolescencia “sintió que tenía que cambiar”. Se preparó para estudiar Medicina. “Me gustaba la idea de poder servir a la gente, de ser útil en la vida de alguien. Y aunque suene extraño, me gustaban los hospitales”. Pero era demasiada responsabilidad. Así que cambió de idea y se matriculó en Arquitectura, “una mezcla de arte y ciencia”. Decisión que se tradujo en vital para su futuro, ya que una profesora le pidió que posara para unas fotos. “Era periodista gráfica”, recuerda. Las imágenes llegaron a una agencia de modelos y “lo siguiente que supe fue que tenía la mesa llena de ofertas. Se suponía que tenía que estudiar”, cuenta, pero la tentación fue demasiado fuerte. Sin dejar los estudios, su cara se multiplicó como los panes y los peces por La India. Protagonizó las campañas más prestigiosas y se convirtió en la chica Coca-Cola para los países de Oriente Próximo. Y llegaron las ofertas de cine. “Rechacé buenos proyectos”, admite, y notó el resentimiento de los directores veteranos al recibir calabazas. “Les dije que no estaba preparada para hacer cine. Era una buena estudiante, mi familia no pertenecía a ese mundo y no concebía que abandonara mis estudios. Así que dije que no”. Fue la mejor decisión de su carrera hasta la fecha. “Si no, no hubiera participado en los concursos de belleza”, admite Rai. Quedó finalista en Miss India y se ganó el derecho de participar en el concurso de Miss Mundo. Era 1994. Su victoria fue espectacular, y al final sucumbió a las ofertas de Bollywood. Aunque empezó con mal pie –sus primeros proyectos fracasaron en taquilla y sus actuaciones fueron menos que brillantes–, enseguida enderezó su carrera hasta llegar a ser la actriz mejor pagada de la industria india (su caché allí ronda los 300.000 euros). Durante estos años, se ha labrado una imagen de mujer introvertida. “No soy consciente de ello. Imagino que es lo que le sucede a aquéllos que se ven forzados a crecer rápido debido a que viven grandes experiencias en poco tiempo. Esto te obliga a estar en contacto contigo mismo. Mi vida no da vueltas a mi alrededor. No soy egocéntrica, ni narcisista ni megalómana”.
Finalmente, en 1999 le llegó el éxito con la comedia musical Hum Dil De Chuke Sanam, que obtuvo varios premios, entre ellos el equivalente al Oscar en La India. Aunque cualquier triunfo puede tener un lado amargo; además del reconocimiento, Rai conoció durante el rodaje de esta película al que sería su compañero de palizas durante unos años, el citado Salman Khan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 510,528 hits
octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

VISITAS ONLINE¡¡¡

Flickr Photos

Más fotos

BIENVENIDOS¡¡¡

BOLLYWOOD-PERU LES DA LA BIENVENIDA ... ESTE BLOG ESTA CREADO EXCLUSIVAMENTE PARA LOS FANATICOS DE BOLLYWOOD. EN EL ENCONTRARAN DESDE NOTICIAS, VIDEOS E IMAGENES DE SUS ACTORES FAVORITOS. COMENTEN Y DEJEN SUS CRITICAS. ATENTAMENTE: MILUSKA(administradora)

ERES MI VISITA Nº

A %d blogueros les gusta esto: